Julio Ketteley, uno de los pasteleros más conocidos de Londres y estrella en las redes sociales por sus creaciones, ha sorprendido a sus fans por su increíble transformación física y, sobre todo, por cómo lo ha hecho: sin dejar de comer pasteles a diario. Ahora solo tiene un nuevo por ciento de grasa corporal y asegura zamparse tres porciones de dulce todos los días.

De profesión abogado, se inició en la repostería en 2014, a los 36 años, cuando comenzó a documentar en las redes sociales sus platos y le llovieron los seguidores. En 2017 dejó el Derecho y ahora vive por y para la cocina, además del fitness.

Acostumbrado a comer mal y la vida sedentaria, su primera gran transformación fue de 12 semanas y pasó de un 23 por ciento de grasa corporal a un ocho, bajando casi 13 kilos. Eso sí, sin dejar de comer dulce… “Por mi profesión, tengo que probar todo lo que hago, así que tenía que inventar la manera de seguir haciéndolo y, a la vez, ganar músculo y definirme”, comenta.

Nunca estuvo satisfecho con su cuerpo y poder compaginar ambas cosas, las repostería y el fitness le subió la autoestima. “Antes es que no podía casi ni salir a correr, me ahogaba… Ahora estoy en forma y mucha gente que llevaba tiempo sin verme alucina con mi cambio físico”, revela. Y, para demostrar que su método funciona, mostró sus progresos en redes sociales. Durante 12 semanas elaboró más de 270 pasteles y sus miles de seguidores alucinaron. Lo que sí dejó fueron los sandwiches y las pizzas, y las sustituyó por ensaladas ricas en proteínas. Sus abdominales comenzaron a asomar por fin.

Su siguiente objetivo era ganar músculo, pero manteniendo su nivel de grasa corporal siempre por debajo del 11. Recordar que, antes de su transformación, se zampaba un sandwich de carne y queso para almorzar, pizza para cenar y pastel entre horas. Ahora, en cambio, su día comienza con una hogaza de masa madre, con miel y crema de almendras, huevo escalfado, gachas y un batido de proteínas. Para almorzar, verduras a la parrilla con pollo o ternera, otro batido, y para cenar, más verduras asadas, tofu o pescado y otro batido.

Y siempre, siempre, sus tres porciones de pastel diarios para saciar el hambre entre horas… ¿Te animas a probarlo?

 

Fonte: https://www.menshealth.com/es/nutricion-dietetica/a30747025/transformacion-comer-pasteles-ponerse-cachas/